martes, 24 de enero de 2012

Nuestros bebés y las Escuelas Infantiles: Una difícil decisión

El ritmo de vida actual hace que en la mayoría de los hogares trabajen tanto el padre como la madre, esto hace que tengamos que buscar a alguien que se pueda ocupar de nuestros peques el tiempo que no nos encontramos en casa. Algunas familias optan por tirar de familiares, en mayoría de los casos los abuelos, otros contratan a una persona para que cuide de sus hijos en la propia casa y otras familias deciden llevar a sus hijos a Escuelas Infantiles (comúnmente llamadas guarderías).

Hace un año exactamente nos encontrábamos ante la situación de decidir que opción sería la más adecuada para la pequeña Patatita, considerando finalmente que lo mejor sería llevarla a una Escuela Infantil. Esta decisión nos parecía especialmente importante ya que aunque la educación principal de nuestros peques debe recaer en nosotros que somo sus padres, si es verdad que nuestros hijos pasan muchas horas del día en estos centros. En la zona donde vivimos tenemos la suerte de contar con varias escuelas, eso sí todas privadas. La públicas casi ni las contemplamos como opción ya que están a bastante distancia, hay pocas donde vivimos y suelen estar bastante saturadas. Visitamos todas, comparamos precios y servicios y finalmente nos decantamos por una. No era ni la más moderna, ni la más grande, ni la que tenía más servicios y prestaciones, pero sin embargo tenía algo que nos encantó: su personal. Además contábamos con buenísimas referencias de otros padres que habían llevado allí a sus peques y cuenta con unos 40 años de experiencia, ya que fue la primera Escuela Infantil de Getafe (que es donde vivimos).

Llegó el fin de mi baja por maternidad y la pequeña Patatita comenzó a ir a la escuelita. Como comprenderéis y muchos habréis experimentado, los primeros días teníamos la incertidumbre de qué tal se adaptaría. La verdad es que no le costó mucho (creo que lo pasamos peor nosotros que ella), y a las pocas semanas reconocía a sus maestras y se mostraba alegre siempre que las veía. Eso ha seguido siendo así durante todo este año y puedo decir que cuando me voy al trabajo tengo la tranquilidad de que pequeña Patatita está como si estuviera en nuestra casa. Su proyecto educativo es genial, tienen una habilidad con los niños no solamente profesional si no totalmente vocacional, vemos como los cuidan con todo el cariño del mundo, aprenden un montón con ellas, comen fenomenal ya que cocinan que da envidia... y podría seguir y aún así me quedaría corta en todas sus cualidades.

Sin embargo todo esto termina, ya que los brazos de la crisis han alcanzado a este pequeño centro educativo. La semana pasada recibimos una triste circular en la que se nos comunicaba que al final de este curso escolar el centro se veía obligado a echar el cierre definitivo. Esta ha sido una triste noticia para todos los padres que hemos confiado en esta pequeña escuela, donde nos hemos sentido tratados como si entráramos en la casa de nuestra propia familia.

Ahora toca volver a buscar otro centro ya que a la Patatita aún le queda un año antes de comenzar el cole, pero de verdad que sentimos en el corazón que por buena que sea la nueva escuela ya no será lo mismo. Además siempre me quedaré con el recuerdo de los besos que les tira la pequeña Patatita a sus maestras tanto cuando llega como cuando se marcha de la escuela.

Escuela Infantil María de Getafe os llevaremos siempre en nuestro recuerdo y sobre todo en nuestro corazón!!

PD.1: Como veréis he evitado escribir guardería a lo largo de todo el post, ya que gracias a esta escuela he aprendido que en estos centros no se guardan niños, si no que se les educa.

PD.2: Sigo sin escribir muy a menudo por lo que podéis seguirnos más habitualmente en nuestra página de facebook:  https://www.facebook.com/pages/Y-ahora-Pap%C3%A1s/141299165934442

jueves, 12 de enero de 2012

Vacunación y bebés

Hace ya tiempo que no escribo, pero en estos días hay un tema de actualidad que me preocupa bastante y he querido aprovechar a sacar algo de tiempo para escribir.

En los últimos años en general la crianza de los niños esta volviendo a los orígenes y cada vez se procura que sea algo más natural. La verdad es que se llego a un punto en que quizá todo estaba excesivamente medicalizado y se estaba llegando a extremos casi obsesivos. Al final con estos excesos estábamos convirtiendo a nuestros bebés en pequeños niños burbuja aislados del medio natural. Afortunadamente con el nacimiento de mi pequeña Patatita, sí que he notado que tanto en el Hospital como los especialistas (y estoy hablando de médicos y matronas) están procurando que todo sea más natural y procuran educarnos de alguna manera en esta corriente.

Sin embargo, aunque procuremos medicalizar la crianza de nuestros hijos lo menos posible, la ciencia avanza mucho y principalmente para mejorar nuestra calidad de vida. La función de las vacunas es prevenir ciertas enfermedades que se han llegado a considerar muy peligrosas para nuestra salud y llegar a un punto en que se consiga erradicar dichas enfermedades. De hecho se llegó a un punto en que escuchar que alguien tenía sarampión resultaba raro. Sin embargo el los últimos 12 meses los diagnosticados por esta enfermedad han crecido notablemente hasta llegar casi a los 2000 casos en el primer año de vida del bebé. ¿Pero a que se debe esto?

Muchos padres ejerciendo la libertad de la que disponemos todos en el cuidado de nuestros pequeños, siguiendo una corriente naturista están decidiendo no vacunar a sus hijos. He encontrado una página donde relatan bastante bien las razones que tienen para no vacunar y sus justificaciones: http://www.vacunacionlibre.org/quien.htm .

Como siempre en casos de estos me viene una frase a la cabeza: "Mi libertad termina donde comienza la tuya" y es que puede ser que tu elijas no vacunar a tus hijos ejerciendo tu libertad, pero si tu hijo se contagia y por calendario de vacunación aún no he podido vacunar a mi peque (siendo mi elección vacunar) finalmente se contagia a dónde ha ido a parar mi libertad¿?

Es verdad que ver como pinchan a nuestros peques nos puede resultar horrible, creo que ya escribí sobre esto en otra entrada, pero es un segundo y se pasa. También es cierto que en alguna ocasión les puede dar reacción, pero nada que ver con el paso de alguna de las enfermedades de las que hablamos. He llegado a leer en algún caso que se evitan las vacunas porque según algún estudio se cree que ciertas vacunas pueden provocar autismo, pero no existe «evidencia científica» de la relación causa-efecto de este tema (http://www.vacunas.org/es/info-publico/novedades/116285-las-vacunas-no-provocan-autismo).

En fin, me cuesta entender que en estos días en que nos encantaría levantarnos con la noticia en los tele-noticias de que se ha encontrado la vacuna para el cáncer o el SIDA, haya padres que se nieguen a vacunar a sus hijos de enfermedades que creíamos erradicadas o al menos estaban muy controladas.

Sé que debo de respetar la libertad de decisión de cada uno en la crianza de sus hijos, pero de verdad que en estos casos me cuesta.

Os dejo unos enlaces a noticias relacionadas que han salido estos días sobre el tema:
http://www.elmundo.es/elmundosalud/2012/01/11/noticias/1326292766.html
http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=1063439
http://www.rtve.es/alacarta/videos/telediario/importante-aumento-casos-sarampion/1291818/

P.D. : Aunque no estoy escribiendo mucho en el blog últimamente sí que he vuelto a estar algo más activa en nuestra página de Facebook: http://www.facebook.com/pages/Y-ahora-Pap%C3%A1s/141299165934442