viernes, 30 de septiembre de 2011

Andadores: sí o no

Hace no mucho tiempo compartía en nuestra página de facebook  un enlace a un artículo titulado "¿Cuál es el mejor andador para un bebé?: el que no se usa". Aunque en un principio el título parezca un tanto rotundo, puede que no lo sea tanto.

Aparentemente los andadores o taca-tacas ayudan o favorecen el aprendizaje a caminar de los bebés, de hecho cuando yo era pequeña su uso era más que habitual. Sin embargo, si tenemos en cuenta la evolución natural de los bebés a la hora de caminar, puede que no nos parezca tan positivo. El comienzo a andar requiere un desarrollo del tono muscular en sus piernecitas que van adquiriendo con el gateo, los primeros desplazamientos, el comienzo a levantarse por su cuenta, el oseo (o gateo con las piernas estiradas)... Todos estos pequeños ejercicios los van fortaleciendo y no solo desarrollan su fuerza, si no también su equilibrio y destreza.

Si tenemos en cuenta esto, al sentar a un bebé en el andador, es posible que frenemos el correcto desarrollo. Pero, ¿por qué?. Si aún no ha desarrollado bien la musculatura de sus piernas y le colocamos en el andador, estamos haciendo que sus piernas soporten más peso del que aún son capaces de aguantar; se encontrará semi-sentado por lo que el equilibrio al andar será totalmente diferente al real; si ve algo en el suelo que le llame la atención no podrá cogerlo o lo que es peor, intentará volcar el taca-tá; los padres al pensar que está más estable que andando por su cuenta podemos bajar la guardia y dejar que el bebé se exponga a peligros; la postura adoptada al caminar tampoco es la que usará sin andador; y seguro que se os ocurren otros tantos posibles inconvenientes.

Sin embargo también podemos encontrar alguna ventaja en su uso ya que si nuestro peque es muy activo, al encontrarse con gran libertad de movimiento, el andador le puede ayudar liberar su energía al poder investigar  y explorar por su cuenta.

Dicho todo esto, vosotr@s le decís al andador ¿sí o no? Yo por mí parte prefiero no usarlo con la Patatita y dejaré que explore e investigue gateando, que ya tendrá tiempo de andar!!!

martes, 27 de septiembre de 2011

Propóleos para el catarro

Creo que como todos tras la primera semana en la guarde mi pequeñaja ha vuelto a casa con unos mocazos de concurso, y para variar y depuro envidiosa que soy lo he cogido también. Pero claro, lo que para ella son unos moquitos de nada y tan contenta, en mi ha mutado en una congestión que hace que haya olvidado cualquier tipo de olor, una tos terrible, un calor insoportable y una sensación general bastante desagradable.

Desde el embarazo he procurado evitar cualquier tipo de medicamento que no sea estrictamente necesario y ahora que continúo con la lactancia sigo en la misma línea. De esta manera he conocido el propóleos. El que yo tomo se presenta en comprimidos y tienen un sabor agrio terrible y un olor fortísimo, pero si conseguís superar esto es realmente efectivo. A mí por lo menos me suaviza la garganta de forma prácticamente inmediata y la verdad que me ayuda a reducir los síntomas rápidamente.

EL propóleos es una sustancia que fabrican las abejas a partir de distintas resinas de plantas potenciadas por las enzimas que tienen las abejas en su saliva (razón por la que sois alérgicos a las abejas no es conveniente que lo toméis). Las abejas utilizan esta sustancia para sellar sus colmenas, pero viene siendo utilizada desde la antigüedad para el tratamiento de diversas dolencias. Yo solo lo tomo cuando ya estoy acatarrada, pero por lo visto si lo tomase habitualmente evitaría en gran medida cogérmelos ya que favorece la capacidad de defensa de nuestro organismo.

Esta sustancia además nos presenta otra serie de propiedades curativas y ha venido siendo utilizado para tratamientos de la piel, especialmente acné; para el tratamiento de heridas ya que tiene propiedades cicatrizantes;  como antiinflamatorio, por ejemplo para dolores de muela; y como antibiótico y anestésico. La verdad es que se utiliza para múltiples afecciones y la lista podría ser interminable. Tampoco me voy a extender en su composición, ya que sería ponerme muy técnica, pero entre sus componentes se encuentran los flavonoides (principios activos con función antiséptica), cera de abejas, resinas y bálsamos, vitaminas y aceites esenciales.

De todas maneras si no sois muy partidarias de tomas este tipo de remedios naturales, o simplemente no soportáis su olor y sabor (cosa que entiendo), hay múltiples página que nos indican que medicamentos podemos tomas mientras seguimos con la lactancia de nuestros peques. Os dejo algún enlace en nuestro facebook.

Espero que la entrada os sea tan de utilidad como está siendo para mí el propóleos ;)

lunes, 26 de septiembre de 2011

La receta de los lunes: Ternera con arroz y verduras

Como os dije la semana pasada me he propuesto colgar una receta todos los lunes, así que vamos a seguir con las buenas costumbres. Hoy toca...

Ternera con arroz y verduras

Ingredientes (para una ración-prefiero no guardar):


  • 1/2 zanahoria
  • un puñado de judías verdes
  • un puñadito de guisantes
  • 1/2 tomate
  • 1/2 cacito de arroz ya hecho
  • 50 gr (un filete pequeño) de ternera
  • 200 ml (un vaso) de agua
  • 1 cucharada de aceite de oliva


Preparación

Lo primero que hago es cocer una cantidad de arroz para nosotros y una vez listo ya cojo una pequeña cantidad para el puré de la peque.

Como siempre  lavar y pelar bien las verduras que lo necesiten y cortar en trozos para cocer al vapor. Echamos también la ternera cortada a trozos. Lo cocemos todo junto durante media hora más o menos a fuego alto. Una vez cocido lo echamos todo, incluido el caldo en el vaso de la batidora. Añadimos ahora el arroz y la cucharada de aceite de oliva. Por último lo trituramos hasta que tenga una textura homogénea y listo!!!

martes, 20 de septiembre de 2011

Belleza para mamis: Aceite de argán

La semana pasada una compañera de trabajo aprovechó la hora de comer (también es mamá trabajadora y tiene que aprovechar cualquier momento libre) para gastar un cupón de estas páginas que sacan super-ofertas para ir a la peluquería y darse un tratamiento para el cabello, y así aprovechar a arreglarse el pelo tras los estragos del verano.

Durante el verano el pelo se estropea muchísimo entre, el sol, piscinas, playa... Si encima os pasa como a mí, que ni os acordáis de la última vez que pasasteis por una peluquería el tema es todavía peor. Vamos que ahora mismo tengo un melenón tipo Pantoja espectacular, eso sí totalmente descuidado, que la tonadillera digo yo que lo tendrá bien cuidado, jejeje.

Cuando regresó mi amiga me dio una envidia tremenda, sana eso sí, pero envidia de todas todas. No solo le habían dejado fenomenal con un corte muy favorecedor, si no que además se lo había dejado superbrillante. Así que ahí nos veis al resto de las compañeras en modo marujil preguntándole:-  ¿Y qué te han puesto?-, -Aceite de argán-, -¿el qué?.

Por lo visto el aceite de argán se está utilizando cada vez más en tratamiento de belleza, pero no solo para el cabello, si no que también para tratamientos de rejuvenecimiento de la piel, anti acné, para hidratar pieles secas, para endurecer uñas frágiles, prevenir irritaciones... ¿Pero se puede saber que tiene el argán que sirve para todo? Es un aceite que se extrae de los frutos de un árbol originario de Marruecos y cuya composición rica en antioxidantes naturales, ácidos grasos esenciales, carotenoides, y otros múltiples componentes beneficiosos que lo convierten en un ingrediente cosmético muy bien valorado y cada vez más utilizado.

Por supuesto tiene una pega, y es que es caro, pero su precio también tiene su razón de ser. Su árbol de procedencia, la argania spinosa, se encuentra en peligro de extinción y solo se encuentra en escasos lugares, que por lo que he podido investigar se encuentran protegidos por la UNESCO. Otra razón que eleva su precio es que para la extracción de una pequeña cantidad de este aceite son necesarias horas de trabajo exhaustivo.

Pero ahora vamos a centrarnos en sus propiedades para el cuidado del cabello que es por lo que me he decidido a investigar este producto. A mi amiga solo le echaron una ampolla y como os he dicho el pelo le quedó brillante y nada graso. El componente principal de este aceite para el cuidado de cabello y el cuero cabelludo es el escualeno. Hasta ahora desconocía su existencia, pero se trata de un componente que ya contiene de forma natural nuestro pelo, pero que vamos perdiendo por la exposición al sol, el polvo... Además también contiene vitamina E que funciona como antioxidante.

Pues vistos los resultados y viendo las propiedades que tiene habrá que probarlo ¿no?

¿Vosotros lo conocíais ya? ¿Os ha sido útil la información que he encontrado?

Otra sección nueva: Belleza para mamis

No sé si os habrá pasado a vosotras pero desde el embarazo he pegado un bajón bastante importante en mi cuidado personal. Durante el embarazo porque buscaba que todo fuera lo más cómodo posible me olvidé de lo que eran los tacones, las mallas comenzaron a ser mi prenda favorita y por supuesto las camisas anchas mi atuendo habitual. Por supuesto de comprarme prendas de temporada nada de nada. Lo de arreglarme por la mañana para ir a trabajar comenzó a convertirse en una misión imposible ya que me costaba enormemente levantarme y todo el tiempo que podía aprovechar para quedarme en la cama descansando era bienvenido.

Si esto era así durante el embarazo, cuando nació la Patatita el tiempo que dedicaba a mí se vio aún más mermado. Los primeros meses tenía que buscar tiempo hasta para ducharme ya que la dedicación para la peque era casi exclusiva. Con el paso de los meses y al tener que obligarme a arreglarme un poco más por la vuelta al trabajo he mejorado un poco, pero sigo yendo hecha un desastre.

Por esto que os cuento, en esta semana que he comenzado de buenos propósitos he decidido crear una sección dedicada a la belleza para mamis. ¿qué os parece?

¿A vosotras también os ha pasado que os habéis descuidado? ¿Sois de esas madres que van siempre perfectas y me dan una envidia terrible?

lunes, 19 de septiembre de 2011

Nueva sección: La receta de los Lunes

No sé si os pasará a vosotros pero a la hora de hacerle la comida a la pequeña Patatita al final siempre acabamos haciéndole lo mismo: verduritas variadas (patata, puerro, zanahoria, judías verdes, cebolla) y carne o pollo. En las meriendas variamos un poco más, y las cenas son igual de monótonas que las comidas. Cuando le estoy dando de comer me imagino a la Peque pensando: -ya están mis Papás con el mismo menú, al final voy a tener ganas de ir a la guardería que por lo menos varían un poco más!!!-

Así que para obligarnos a variar de menú he pensado en abrir una nueva sección en la que todos lo lunes propondré una receta nueva, de esta manera le variaré la dieta a la Patatita y lo mismo también os sirve de ayuda para confeccionar los menús de vuestros bebés.

Esta semana como ya tenemos el visto bueno del pediatra para comenzar con los pescados blancos, haremos un poco la misma receta de siempre pero con lenguado.

Papilla de lenguado

Ingredientes (para una ración-prefiero no guardar):


  • 1/2 zanahoria
  • 1/2 patata
  • un puñadito de guisantes
  • 50 gr (un filete pequeño) de lenguado, bien pelado sin espinas ni piel
  • 200 ml (un vaso) de agua
  • 1 cucharada de aceite de oliva


Preparación

Después de lavar y pelar bien las verduras, las cortamos en trozos (los guisantes no, que ya son lo suficientemente pequeños ;) ) y las cocemos al vapor, unos 30 minutos más o menos. Mientras tanto vamos haciendo a la plancha el pescado previamente limpiado y desespinado.
Cuando lo tengamos todo listo lo ponemos en el vaso de la batidora junto con el caldo de cocción de las verduras y el aceite, y lo batimos hasta que tenga la textura adecuada para nuestro peque. Y ya está listo!! Ahora solo queda que le guste.

Para ser la primera experiencia con el pesacado de la Peque, ni ha escupido ni le ha hecho ascos... si es que es de un buen comer!!

martes, 13 de septiembre de 2011

Probando nuevas texturas de alimentos

Resulta impresionante la evolución diaria que se produce en los bebés de nueve meses (o al menos así está sucediendo con la pequeña Patatita) en todos los aspectos: los pequeños balbuceos han pasado a ser largas parrafadas con distintas entonaciones e intensidades, los pequeños movimientos torpes han pasados a ser cada vez más precisos, cada  vez supone menos esfuerzo coger y alcanzar objetos con total precisión, por no hablar de los desplazamientos, que han pasado de ser arrastrándose y rotando a un gateo perfectamente coordinado. Aunque para mi gusto lo mejor son las muestras espontáneas de cariño con que nos sorprende agarrándonos repentinamente la cara para darnos un beso babosón.

Por supuesto la alimentación no iba a ser menos y la Patatita cada vez evoluciona más en este campo. Aunque la leche materna sigue siendo su alimento preferido, ha ido aceptando sin ningún problema los purés de verdura, seguidos por los de pollo, luego la ternera, y al contrario que la mayoría de los bebés por último los cereales (la Patatita gracias a mi leche se ha criado bastante gordita y el pediatra nos recomendó que los dejaramos para lo último). Posiblemente mañana en la revisión de los 9 meses nos digan ya que comencemos con el pescado y el huevo, pero con lo que hemos comenzado ya es a irla acostumbrando a algún pedazo de fruta y pan para que lo vaya royendo. La verdad es que le resulta más divertido que apetitoso, incluso cuando más lo disfruta es cuando cree que no la estás viendo (es espectacular la cara de traviesa que pone).

He de confesar que al principio da un poco de miedito, y cada vez que coge un pedazo de fruta estamos observándola con mil ojos. Eso sí le damos trozos de fruta que pueda deshacer con los dos dientes que tiene, y además no queda otra, tendrá que ir acostumbrándose a que la comida no solo es líquida o puré. Además para que siga consumiendo las cantidades necesarias de alimento, solo le ofrecemos los trozos tras merendar, ya que tenemos tiempo y podemos estar pendientes de ella.

Según las guías para la alimentación del lactante amamantado y del lactante no amamantado de la OMS se especifica que:


El desarrollo neuromuscular de los niños determina la edad mínima según la cual pueden comer ciertos tipos de alimentos (OMS/UNICEF, 1998). Los alimentos semisólidos o purés son necesarios al comienzo, hasta que aparezca la habilidad de mordisquear (movimientos de la mandíbula hacia arriba y abajo) o masticar (uso de los dientes).  Las habilidades descritas representan las aptitudes normales de niños sanos a diferentes edades.  Cuando se ofrece alimentos de consistencia inapropiada, es posible que el niño no logre consumir una cantidad significativa, o que demore tanto en comer que su ingesta de alimentos se vea comprometida.  Los resultados de varios estudios (Dewey y Brown, 2002) demuestran que a los 12 meses, la mayoría de los niños ya puede consumir los alimentos familiares de consistencia sólida, aunque muchos aún reciben alimentos semisólidos (presumiblemente porque pueden consumirlos más eficientemente y por ende, significa una demanda más baja del tiempo requerido para alimentarlos).  Algunas pruebas sugieren que existe una “ventana crítica” de tiempo para introducir alimentos sólidos “grumosos”: si estos no se introducen antes de los 10 meses de edad, es posible que aumente el riesgo de dificultades durante la alimentación en el futuro (Northstone y col., 2001). Por ello, aunque dar alimentos semisólidos ahorre tiempo, para provecho del desarrollo infantil se recomienda aumentar la consistencia de los alimentos gradualmente de acuerdo con la edad del niño.


Desde un punto de vista menos serio y científico, que los bebés empiecen a experimentar con trozos de comida ayuda a nuestros peques a ir cogiendo independencia a la hora de comer y les costara menos coger la cuchara por sus propios medios. Por supuesto no hay que ofrecerles ni frutas y verduras que sean duras en exceso (por ejemplo una zanahoria no se deshace en la boca y es muy difícil de desmenuzar solo con la encia). Al principio es posible que no les guste (como os he comentado la Patatita juega más que come), pero ofreciéndoles la comida de esta forma habitualmente la irán aceptando. De hecho los bebés son algo lentos para aceptar nuevas texturas o sabores.

En el facebook os dejo el enlace a la guío de la Organización Mundial de la Salud para la alimentación del lactante amamantado y del lactante no amamantado por si os interesa.

¿Vosotros como comenzasteis con la alimentación sólida de vuestros peques? ¿Estáis ahora en ese proceso?

jueves, 8 de septiembre de 2011

A grandes problemas, grandes soluciones: Camiseta con chupetero

A finales del julio, uno de los días que fui a recoger a la Patatita a la guardería, me comentaron que la pobre se había hecho un roce con el chupetero porque se le había caído encima otro niño que estaba jugando. La verdad es que era un raspón insignificante, pero si que es verdad que algunos chupeteros tienen las pinzas muy duras. Para evitar que le volviese a pasar le compramos otro con la pinza de plástico y un poco más flexible.

Pensando en el tema se me ocurrió que podría diseñarle algo original que evitara este tipo de accidentes. Ya llevaba tiempo pensando en estamparle alguna camiseta con algún diseño original, por que tuviera algo diferente y además diseñado por mí, así que se me ocurrió combinar ambas ideas: Diseñar un dibujo para la camiseta y hacerle un chupetero blandito de fieltro a juego.

Aquí os dejo las fotos de cómo quedó. La camiseta ya se ve un poco desgastada porque lleva buen trote de este verano. Ya estoy pensando en nuevos diseños con chupeteros a juego. ¡Espero que os gusten!

miércoles, 7 de septiembre de 2011

La angustia de los 8 meses

El regreso de las vacaciones es algo duro y creo que en cierta manera todos sufrimos un poco eso que llaman estrés posvacacional. Nuestros peques tras un verano con sus papis, abuelos, tíos y demás familia, en muchos casos pasan a tener que volver a ir a la guardería.

Por lo que me cuentan las chicas de la guardería a la que llevo a la pequeña Patatita, esta primera semana después de las vacaciones es la peor. A los peques como a todos les cuesta adaptarse a la separación de sus padres, pero poco a poco se les va pasando.

La primera semana en la que llevé a la Patatita a la guardería, venía de pasar toda la baja maternal conmigo y estaba superando un periodo en el que extrañaba a cualquiera que no fuéramos Mamá o Papá. Sin embargo se adaptó rápidamente a su nueva situación y consiguió extrañar cada vez menos tanto a conocidos como extraños.

En esta vuelta a la guardería nos encontramos ante una situación peculiar también, ya que hemos pasado un mes entero de vacaciones y llevamos un par de semanas un poco extrañas. Si bien hasta ahora dormía las noches de un tirón, últimamente se despierta varias veces y a lo mejor lo único que necesita es el chupete, o una caricia o simplemente verme. Y digo lo de verme porque según me ve aparecer por la cuna empieza a sonreír  pero la cosa cambia si me alejo, ya que vuelve a llorar. Me cuesta un rato que se vuelva a tranquilizar y consiga retomar el sueño. Pero desde luego el día que se llevó la palma, fue el que me la encontré haciendo unos pucheros de pena... Acabamos las dos con la llorera. Menos mal que un rato abrazadas nos reconfortó a las dos.

Investigando un poco sobre este cambio de actitud he encontrado que por lo visto alrededor de los 8 meses (edad de la Patatita), los bebés pueden desarrollar lo que se llama angustia o ansiedad de la separación. En esta etapa los bebés comienzan a ser conscientes de su propia autonomía, y se dan cuenta que comienzan a despegarse de la persona que ha sido su referente principal, su madre. Por esta razón comienza a intentar llamar la atención de mamá más de lo normal, y puede ponerse a llorar desconsoladamente cuando sales de su habitación y deja de verte aunque sea por un momento. Puede ser una situación un tanto agobiante, ya que da la impresión de no poder hacer nada para evitar que el bebé se disguste, pero por lo que dicen es una situación pasajera. Entre otras cosas aconsejan continuar hablando al bebé al salir de la habitación, intentar organizarse para tenerle cerca cuando se vaya a hacer algo, y por supuesto darle todo nuestro amor, y aportarle confianza y seguridad. Otra sensación que puede empezar a experimentar a lo largo de esta etapa son los terrores nocturnos. Habiendo dormido de un tirón hasta ahora, nos podemos encontrar que empiezan a despertarse llorando como si algo le doliese, y es que puede estar teniendo un sueño no muy agradable. Además es posible que cueste consolarlo algo más de lo normal. En el caso de la Patatita solo soy capaz de consolarla yo, incluso si va papá Patata a consolarla empieza a llorar aún con más fuerza. Otra reacción que pueden tener es llorar desconsoladamente ante desconocidos, por suerte esta etapa la pasamos ya cuando tenía tres meses y por el momento no se ha vuelto a repetir.

Alguno consejos que he encontrado para afrontar esta angustia de los 8 meses son acunarlo en la misma camita, o cantarle, y si esta muy angustiado levantarlo por unos pocos segundos tratando de que se relaje y antes de que se duerma de nuevo se lo debe volver a colocar en su cuna. Aunque digan que es mejor evitarlo, también se le puede relajar dándole el pecho o llevándolo a la cama de los padres. Aunque no lo recomiendan porque se le puede quedar como rutina creo que es una forma afectiva y efectiva de relajarlo.
También recomiendan jugar al Cucu-Tras para que el bebé entienda que aunque los papás se vayan volverán.
Pero sobretodo no hay que preocuparse demasiado ya que se trata de un periodo madurativo que terminara superando en no mucho tiempo.

La verdad es que en estos días que también ha vuelto a su rutina habitual ha mejorado bastante y ayer ya durmió del tirón. Eso sí sigue reclamando mi atención una barbaridad, pero tampoco me voy a quejar por eso no¿? ;)

¿Vosotros habéis pasado también esta etapa? ¿Cómo la superasteis?

martes, 6 de septiembre de 2011

Vuelta a casa y beca de la guardería

Terminadas las vacaciones y adaptados otra vez a la rutina diaria volvemos otra vez al blog. Se hacen lejanos ya los paseítos por el paseo marítimo, los baños en la playa y en la piscina, y los helados de la tarde. Toca volver, al trabajo Mamá y Papá Patata, a la guardería la pequeña Patatita. Al menos regresamos con una buena noticia, y es que  nos han concedido la beca de guardería de la Comunidad de Madrid para la Patatita!! No sé cómo habrá sido la comunicación otros años, pero desde luego este no nos podemos quejar, ya que la información nos ha llegado por 3 vías: mediante sms, por correo ordinario, y en un listado en la propia guardería.

A vosotros también os la han concedido¿? Os ha llegado la información por tantas vías¿?