viernes, 5 de agosto de 2011

Toque de humor en la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2011

Hoy toca hacer las maletas para comenzar las vacaciones así que no dispongo de mucho tiempo para escribir. Toca preparar los bártulos de la pequeña Patatita, Papá Patata, perrita Patata y si queda algo de sitio la maleta de Mamá Patata (aunque estoy por optar a llevarme lo puesto y punto...).

Así que como nos encontramos en la Semana de la Lactancia Materna voy a aprovechar a recuperar este poster que me enviaron hace algún tiempo. A mí me pareció muy divertido así que espero que os guste!!

jueves, 4 de agosto de 2011

Mi querido fular portabebés

Al mes de nacer la pequeña Patatita, Papá Patata volvió  trabajar y yo me quedé sola en casa. Todo el mundo me decía que los bebés duermen una barbaridad, pero en el caso de la Patatita, tras el primer mes en que solo comía y dormía, solo ha querido jugar haciendo minisiestas. Por un lado esto me ha permitido disfrutar de ella un montón pudiendo jugar permanentemente con ella, pero también hace que me tenga que dedicar más a ella y menos a las tareas de mi casa. Afortunadamente cuando nació nos prestaron una mochila portabebés, que me permitía tenerla conmigo por casa y dejándome las manos libres para poder hacer cosas por casa. De no haber contado con esta ayuda, ahora mismo mi casa sería una auténtica leonera.

Esta primera mochila era una Baby Bjorn, aparentemente muy cómoda para la espalda ya que tiene un montón de refuerzos, y muy rápida y fácil de colocar. Sin embargo la Patatita fue cogiendo peso muy rápidamente y empecé a sufrir unos dolores tremendos tanto en los hombros como en la parte baja del abdomen. Leyendo sobre el tema en contré que además la postura que adopta el bebé en este tipo de mochilas hace que cargue todo su peso sobre los genitales por lo que no es lo más adecuado. Buscando y buscando encontré la Red Canguro, que es una asociación de madres y padres que utilizan portabebés y comparten sus experiencias, y ahí descubrí los fulares portabebés.

Los fulares portabebés son unos pañuelos largos, de unos 4-5 metros que mediante nudos nos permiten portear a nuestro bebé de la forma que más se adapte a nuestras necesidades, preferencias o pesos (aguantan hasta 15 kilos). Casualmente mientras investigaba todo esto salió una oferta en una de estas tiendas outlet que venden por internet y ofrecían uno de la marca Baby Moov bastante económico, encima coincidió con el Bautizo de la peque así que fue una de las cosas que pedí como regalo.

Una vez ya en casa pude comprobar lo poco que ocupa y pesa. Era el moento de experimentar con los nudos. No puedo decir que me resultara especialmente sencillo en un principio, y aunque el fular venía con un manual con todos los nudos posibles no me hacía con ello, pero para eso está en internet y en Youtube hay un montón de tutoriales que explican perfectamente como anudar. De todas maneras os recomenido que si os ponéis a practicar tengáis a alguien cerca, porque al principio  parece que el bebé se te va a escurrir por cualquier sitio...

Ya cogido el truquillo a los nudos el fular resulta tremendamente cómodo, nada que ver con la mochila. Aunque la Patatita pesa nueve kilos apenas se nota su peso y ella se siente cómoda y con libertad de movimientos en sus bracitos. En el fular el peso no se carga sobre los hombros, si no que se reparte entre hombros, esplada y caderas.

Lo mejor de todo es que no solo aporta comodidad y libertad de movimientos tanto a la Patatita como a mí, si no que además hay estudios que demuestran que los bebés que pasan unas tres horas diarias siendo porteados lloran un 40% menos que los que nos son porteados (ya sea en un portabebés o en brazos). También les recuerda el confort intrauterino, se sienten protegidos, escuchan más cerca los latidos y la voz de su madre. El bebé participa en mayor medida de las actividades realizadas por su porteador y amplia su campo de visión.

Desde luego encuentro un montón de ventajas en el uso del fular y espero poder seguir usándolo bastante tiempo.

En la página de Facebook os dejo enlaces explicativos sobre el porteo y de como hacer los nudos por si tenéis curiosidad u os puede resultar de utilidad.

¿Vosotros también sois de usar portabebés o sois más de carrito y brazos?

miércoles, 3 de agosto de 2011

Semana Mundial de la Lactancia Materna 2011: Mi pequeña aportación

Durante estos días se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2011, una iniciativa que este año se centra en el importante papel que juega la comunicación en la promoción, protección y apoyo de la lactancia materna. Para ello el slogan utilizado es "Talk to me! Breastfeeding - a 3D Experience". Habitualmente hemos visto la alimentación materna en 2 dimensiones: el tiempo y el lugar, pero hemos olvidado otra dimensión muy importante que es la comunicación.
Así que si comunicar a los demás los beneficios que ha supuesto la lactancia tanto para la Patatita como para mí puede animar a otras mamás a que la practiquen, por qué no compartir nuestra experiencia. No es la primera vez que hablo sobre el tema, en otro post ya hablé sobre los primeros miedos que tuve y que finalmente fueron superados, y de las ventajas físicas que nos supuso a las dos: http://yahorapapas.blogspot.com/2011/03/lactancia-materna.html

En esta ocasión, y tras más de siete meses de lactancia me gustaría hablar el tema desde el punto de vista afectivo. Sin querer desmerecer a los Papás, el vínculo afectivo que se forma entre una madre y su hijo mediante la lactancia no se forma con nadie más. Durante todo el embarazo mi pequeña se desarrolló dentro de mi vientre, al nacer la lactancia es una forma de matener ese vínculo. Cuando la Patatita toma pecho no solo recibe alimento, recibe el contacto y el calor de mi piel, recibe todo mi amor, y eso se nota en su cara de felicidad. Si alguna vez llora al irse a dormir, le vuelvo a ofrecer el pecho, y apenas lo toma se tranquiliza, muchas veces no tiene hambre, pero es como si sintiera seguridad y protección. Además me ha ayudado a entender muchas de las necesidades de mi pequeña, haciéndome más sencillo interpretar sus lloros. Esto puede parecer raro, pero son muchas las horas que se pasan dándole el pecho al bebé y de alguna forma así se aprende mucho de sus miradas.

Releyendo lo que he escrito, veo que me he quedado corta, pero explicarlo con palabras es difícil. Son muchas y muy grandes las sensaciones que se reciben, por ello os aconsejo probarlo. Sé por experiencia que al principio surgen un montón de inseguridades y miedos, y que los primeros días puede resultar molesto o incluso doloroso, pero al poco se pasa y una vez superado es realmente maravilloso.

Nosotras llevamos siete meses ya, y voy a intentar alargar la lactancia todo lo que podamos la Patatita y yo. El otro día hablando con la profe de la Patatita en la guardería me comentaba que lo habitual es que al volver a la vida laboral (hacia los 4 meses) la mayoría de las madres pasaban ya a lactancia artifical. Os animo a intentar mantenerla aunque hayáis vuelto al trabajo, el cuerpo se adapta a nuestros horarios y empieza a producir leche en la horas que nos va a hacer falta. De verdad que se puede, y si os cuesta hay grupos de lactancia que os pueden ayudar y asesorar. Intentadlo, porque es una experiencia maravillosa y el tiempo pasa y no vuelve.

EN nuestro Facebook os dejo algunos enlaces sobre la semana y la OMS: http://www.facebook.com/pages/Y-ahora-Pap%C3%A1s/141299165934442

Además me voy a añadir a un carnaval de blogs iniciado por Amor Maternal para celebrar la Semana Mundial de la Lactancia.

La Lactancia Materna es Mucho Más que Leche
La Lactancia Materna es Mucho Más que Leche es un Carnaval de Blogs iniciado por Amor Maternal para celebrar la Semana Mundial de la Lactancia Materna e invitar a la reflexión acerca de todas las dimensiones en las cuales podemos concebir la lactancia materna, todos los ámbitos de la vida en los cuales puede afectar tanto al ser humano, como a la sociedad, al planeta, las relaciones interpersonales, etc.






martes, 2 de agosto de 2011

Gafas de sol para bebés

Hasta no hace mucho tiempo las gafas de sol para bebés me parecían un capricho más de los padres que otra cosa. Sin embargo este año, no sé si porque ahora soy madre y presto más atención a estos temas, he escuchado y leido en varias ocasiones que no son un simple un adorno para bebés si no que son realmente útiles.

Como la mayoría de los padres cuando vamos a salir con la Patatita especialmente si es  a la playa o el campo, la untamos en crema y le colocamos un gorrito para que no se nos achicharre con el sol. En cambio los ojos no se los protegemos de ninguna manera, y eso que la Patatita tiene los ojos muy claritos... Nosotros según salimos lo primero que hacemos es colocarnos las gafas de sol para no parecer chinos de lo que entornamos los ojos cuando nos da la luz (y no tenemos los ojos tan claros como Pequeña Patatita).
Claro que la peque, cuando le da el sol directamente pega la cara a uno de los laterales del carrito para taparse, parece un vampirillo a punto de derretirse!!

Quizá para evitar esta situación sea necesario ponerle unas gafas de sol... Así que he sacado los artículos que había leido sobre el tema para ver si es realmente beneficioso ponerle gafas de sol.

A la hora de comprar unas gafas hay que asugurarse de que son homologadas y que ofrecen un factor de protección alto, ya que  el cristalino de los bebés, aún no se ha desarrollado por completo y, antes del primer año de vida, deja pasar el 90 por ciento de la radiación UVA y el 50 por ciento de la UVB, llegando directamente a la retina, lo cual puede provocar daños a corto y largo plazo.
Para evitar posibles daños en los peques, lo mejor es que la montura sea de pasta, y así también les resultarán más cómodas y ligeras. Además no solamente las presentan con las patillas tradicionales si no que también existen con una goma ajustable atrás para que no se les deslicen por la cara. Los bebés tien naricillas muy pequeñas por lo que es fácil que se le escurran hacia abajo.

Desde el punto de vista médico, los expertos nos recuerdan que el sol está directamente relacionado con algunas patologías oculares (quemaduras solares, alteraciones agudas de la córnea, lesiones degenerativas y quemaduras agudas en la retina, cataratas, ...), siendo aún mayor si la radiación es recibida durante los cinco primeros años de vida.

De todas maneras, si al final nos decidimos a ponerle unas gafas de sol a nuestros bebés debemos ser conscientes que como con cualquier otra cosa no hay que abusar, ya que su uso prolongado podría favorecer fotofobia.

Además de todo esto deberemos de tener los cuidados habituales y lógicos: evitar que miren directamente la luz del sol, no sacarles (o taparles lo máximo posible) en las horas centrales del día, y no exponerles directamente al sol.

Os dejo en el Facebook de "Y ahora Papás" un enlace a un vídeo que explica la necesidad de proteger los ojos de los niños: http://www.facebook.com/pages/Y-ahora-Pap%C3%A1s/141299165934442