viernes, 11 de marzo de 2011

Bebés en el espejo

Está mañana después de la siesta matutina de la pequeña Patatita, como siempre la he cogido en brazos y nos hemos puesto a mirarnos en el espejo.  Su padre y yo lo hacemos varias veces a día diciéndole de broma: - Mira, hay más niños!! - . Ya sabéis que últimamente está teniendo problemas cuando ve a gente que no somos nosotros ( http://yahorapapas.blogspot.com/2011/03/bebes-que-extranan.html ) , aunque últimamente poniendo en práctica los consejos que comentábamos va mejorando bastante. La cosa es que normalmente se suele quedar alucinada con los reflejos de las luces, pero hoy es como si hubiera descubierto su reflejo. Cuando se ha visto al otro lado del espejo ha comenzado a reirse, pero a reirse mucho. Me miraba a mí, luego miraba su reflejo y se partía metiéndose en el hueco que queda entre mi cabeza y el cuello, volvía a mirar y otra vez a reírse como una loca.

Ahora he estado leyendo un rato acerca de los bebés y lo espejos y he encontrado que el bebé cuando es muy pequeño piensa que es otro niño. Poco a poco y con el paso de los meses van descubriendo su propia imagen. Les encanta mirarse y no por exceso de narcisismo, sino el propio proceso de identificación de sí mismo como persona que empieza a partir de los tres meses.

Para demostrar la conciencia de sí mismos de los bebés, el psicólogo Lewis propuso que las mamás jugaran durante un rato con sus hijos frente al espejo, y al rato, sin que el pequeño se dé cuenta pintarle una marquita roja en la cara. Si al volver a colocarse frente al espejo, el bebé se toca allí donde su madre le había pintado es que ya reconoce su imagen. De todas maneras y aunque no se toque la marca hecha, de alguna manera el bebé ya intuye que el reflejo puede ser su propia imagen.

Por otro lado también he encontrado posts de un montón de gente que tiene la creencia de que si los bebés se ven reflejados en un espejo pueden adoptar comportamientos extraños. No voy a entrar en detalles de lo que se dice porque me parecen tremendas supersticiones que  no tengo intención de alimentar. Y es que lo que he sacado en conclusión es que jugar con un bebé delante de un espejo es una buena estimulación recomendada por numerosos pedriatras. De hecho muchos gimnasios y juguetes para bebés vienen con espejitos de plásticos para que jueguen con ellos.

4 comentarios:

  1. Jejeje a mi peque le encanta mirarse o ver en el espejo, se parte de la risa!!! A mi también me parece un juego estupendo! Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  2. Pero que graciosas las imagenes de las patatitas!!!! a mi pequeñin tambien le ha gustado siempre mirarse en el espejo!!

    Acabo de llegar a tu blog y m me ha gustado mucho...te leeré siempre que pude!!!

    Si quieres conocerme, visitame en mi blog http://creciendocondavid.blogspot.com/

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Maria: si es que para nuestros bebés que todo es nuevo, tiene que ser curiosisimo ver el reflejo en el espejo!!!

    Ana: Me alegro de que te gusten las ilustraciones y el blog en general!! Acabo de echar un vistazo al tuyo y ya te tengo fichada, así que nos veremos amenudo. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Cuando tienen pocos meses de vida... es super divertido ponerlos en frente del espejo, les sorprende verse. Creo que mi hijo no sabe que es él...

    También si te pones delante de él y le sacas la lengua puedes ver como intenta sacarla él también... es super gracioso... ojala se congelase el tiempo y pudiera vivir estos momentos una y otra vez.

    ResponderEliminar