miércoles, 23 de febrero de 2011

Zapatos para bebés

El otro día nos regalaron para nuestra Patatita unas preciosas deportivas rosas, una autentica monada, pero con una suela de goma como las deportivas que acostumbramos a llevar los mayores. Con dos meses y medio que tiene y cuando aún no camina (ni siquiera gatea), no sé hasta que punto necesita unos zapatos y en qué pueden afectarle al desarrollo de los pies. Así que como buena primeriza me dispuse a investigar.
Después de leer varios artículos escritos por podólogos sobre los pies de los bebés, he sacado en conclusión que no hace falta que lleven zapatos hasta que comienzan la etapa de deambulación, hacia los 12 o 16 meses. Hasta esa etapa los zapatos no son más que un elemento decorativo o para proteger del frío. Debido a la información táctil que reciben a través de sus pies, contra más libres se encuentren mayor será la capacidad sensitiva.
Tampoco es sano que los zapatos que utilicen sean muy grandes o muy pequeños, ni tampoco que sean modelos no adaptados a los meses del bebé, ya que pueden ser dañinos para la formación de sus piececitos.
En un artículo del Instituto del pie de Valencia encontré que: Un bebé no tiene los huesos formados plenamente. La forma del pie está constituida por un cartílago suave y flexible, la planta es plana y está rodeada por una capa de grasa temporal. Esto hace que los pies sean suaves pero también que sean propensos a doblarse y perder la forma sin que el niño sienta ningún dolor. En realidad, los pies en esta etapa tendrán más huesos que nunca, ya que éstos empezarán a fusionarse durante los siguientes 15 años. Hasta los 17-18 años no se consolidarán definitivamente.

Así que creo que por el momento voy a seguir usando zapatos blanditos. Pero claro, después de ver a la Patatita, tan mona con sus zapatitos de mayor... con los patucos no es no lo mismo, por que he decidido hacerle yo misma unas manoletinas. En la foto podéis ver lo chulas que han quedado!!!

miércoles, 16 de febrero de 2011

La habitación del bebé

Volviendo a la etapa del embarazo, una de las cosas que me preocupaban era cómo decorar la habitación de la pequeña Patatita. Los muebles los teníamos más o menos claros, pero había que pintar la habitación, ya que el amarillo garbanzo que tenemos en las paredes del resto de la casa no lo veíamos muy infantil... Pintar en un solo color... muy soso ¿no? Nos apetecía que la habitación fuera alegre así que nos decidimos hacer mitad verde y mitad blanca. Ahora todos pensaréis en la típica habitación a dos colores, peor mamá-Patata decidió complicarse un poco y hacer formas como de ondas.

Si bien en un principio puede parecer más complicado hacerlo así que en línea recta, a nosotros nos resultó más sencillo, ya que al final vas pintando como va saliendo, y no tienes que ajustarte a una línea recta. Además daba un aspecto más divertido e infantil.

Para animar la habitación habíamos pensado en comprar unos vinilos con algún muñecajo gracioso. Los hay preciosos y decoran un montón, pero se nos salían un poco de presupuesto. Y es que con la llegada de Patatita hay que ahorrar un poco!! De modo que nos lanzamos a pintar las paredes nosotros mismos con motivos infantiles. Si para pintar la habitación de un bebé tampoco hay que hacer la Mona Lisa!! Al fin y al cabo si de pequeños hacíamos muñecajos por qué no nos iban a salir ahora ¿? Y mirad como quedó!!!


Animaros a pintar vosotros mismos. Cuando nosotros nos pusimos ya estaba embarazada de 7 meses y con un tripón importante. Al principio da un poco de miedo, y no niego que al empezar a manchar la pared nos costó. Pero una vez metidos en faena!! Además lo mejor de todo esto es la satisfacción que sentimos ahora cuando la Patatita está llorando y se tranquiliza al ver a la libélula y la mariposa, o cuando la estás cambiando y se parte de risa al mirar al pajarillo que pintamos encima del interruptor, o cuando está comiendo y para porque se parte de risa con la abeja que hay al lado del sillón... De verdad que esa es la mejor sensación y el resultado de que sí valió la pena el esfuerzo!!!

lunes, 14 de febrero de 2011

El portabebés o Grupo 0

El otro día para ir a la consulta del pediatra llevamos a la pequeña Patatita en el portabebés. Entre todas las cosas que te cuentan y te preguntan, la enfermera nos recomendó que no llevaramos a la peque en el Grupo 0, que ella prefería el capazo. Pero ahí quedó la cosa, pues como ya comenté habían pinchado a la Patatita para vacunarla y tenía un berrinche tremendo.

Sí que había escuchado y leído que no es muy recomendable que los bebés pasen más de 2 horas en los portabebés, pero sin más explicación. Así que como buena madre primeriza me he puesto a investigar.

Lo que encuentras en casi todos los sitios es que  se debe evitar su uso prolongado por una cuestión de formación en la espina dorsal, ya que hasta que los bebés  no gatean no empiezan a formar bien las distintas curvaturas que tendrá su espina dorsal posteriormente. Esto tiene su lógica porque si te fijas el "cuquito"  le curva la espalda por tres sitios diferentes (cervicales, dorsales y lumbares).

Ya indagando más, me encuentro que estás sillas, que realmente están diseñadas para ir en el coche, se realizan con materiales ignifugos, por lo que no transpiran nada o casi nada. Y sí que es verdad que algún día he sacado a la Patatita del portabebés sudando...

Pero lo que realmente me ha convencido de que el portabebés es básicamente eso, una silla para transportar a los bebés en el coche y no un sustitutivo del capazo, es que su uso prolongado e inapropiado puede aumentar hasta un 40% la posibilidad de sufrir el síndrome de muerte súbita de los bebés. ¿Y esto por qué? Como hemos visto al fijarnos que en el portabebés la posición de su cuerpecito es totalmente curvada, y al ir doblados les cuesta bastante respirar con normalidad, hacer la digestión... Además van atados como si fueran pilotos, y su libertad de movimiento se limita bastante... En resumen, que lo que se dice cómodos no van, y encima les puede suponer un riesgo a futuro.

En resumen, el Grupo 0, es indispensable para la seguridad de los bebés en el coche y les proteje en caso de un posible accidente ( igual que si llevamos el casco para que nos proteja en la moto y no lo llevamos cuando vamos andando por la calle). Pero para pasear mejor usamos el capazo, que los peques van completamente estirados, se mueven con libertad y respiran correctamente.

jueves, 10 de febrero de 2011

La revisión de los dos meses...

Ayer la pequeña Patatita cumplió dos meses y le tocó ir a revisión al pediatra. Eso si que es un regalo de cumplemes... En la revisión todo fenomenal, y es que la pequeñaja se está criando que da gusto. Todo iba genial hasta que llegó el momento de la vacuna... La tumbaron en la camilla y me pidieron que le estirara la piernecitas para que le doliese menos. Ahí estaba la pobre, que parecía un cochinillo, y entonces la enfermera le puso las 3 vacunas. Tres pedazo de pinchazos que le debieron de doler un montón porque no la había visto llorar con tanta fuerza en los dos mesitos de vida que tiene. ¿Será posible que con todos los adelantos que tenemos no haya manera de darles un jarabe, o que junten todo en un mismo pinchazo? Es que, con lo pequeñitos que son da una pena... Al menos, tiene un carácter estupendo y el berrinche se le paso en unos minutos. vacunas de los bebés

No es que sea contraria a las vacunas, que más bien todo lo contrario, me parecen super necesarias. Pero si es que, hasta cuando llevo a vacunar a mi perrilla, la tetravalente se la dan en un solo pinchazo...

Leyendo en otro blog de papás y bebés, encontré un truco que tiene pinta de funcionar bastante bien: la tetanalgesia. Este es el término que le han dado al aliviar el dolor de los bebés mientras toman el pecho. Y es que no hay nada que tranquilice más a los bebés que mamar del pecho de su madre.

Nosotros ya lo probamos en el hospital nada más nacer nuestra Patatita. En el momento que le fueron a hacer las pruebas del talón la enfermera me preguntó cuando le tocaba comer, y que la avisara cuando empezaramos. Cuando Patatita se puso a mamar, la enfermera la pinchó y no se enteró de nada nadita.

Para la revisión de los 4 meses creo que se lo propondré a la enfermera, porque otro disgusto de estos...

Os dejo el enlace del blog en el que leí lo de la tetanalgesia: http://suu-construyendounafamilia.blogspot.com/2011/02/vacuna-y-tetanalgesia.html

lunes, 7 de febrero de 2011

10 Cosas que he aprendido de mi Patatita


10 cosas que he aprendido de mi hijo es un carnaval de blogs cuyo propósito es hacernos reflexionar, compartir, reír, emocionarnos y facilitarnos una mirada en retrospectiva acerca de cuánto hemos aprendido desde que emprendimos el camino de la maternidad.

Leer más: http://www.amormaternal.com/2000/01/10-cosas-que-me-ha-ensenado-mi-hijo.html#ixzz1DMSdFVQq
Under Creative Commons License: Attribution Non-Commercial No Derivatives

10 cosas que he aprendido de mi hijo




  1. He aprendido a darle importancia a las cosas que realmente importan

  2. He aprendido que no hay nada más bonito que la sonrisa de mi hija cuando se despierta

  3. He aprendido a relajarme para transmitirle tranquilidad a mi hija

  4. He aprendido a no tener vergüenza por hacer reir a mi bebé

  5. He aprendido que una sola mirada de mi niña haga que me olvide de preocupaciones triviales

  6. He aprendido a ser una multifunción para no perderme un segundo de mi pequeña

  7. He aprendido a interpretar cada lloro

  8. He aprendido a dormir poco y aún así no sentirme cansada

  9. He aprendido a que los tiempos y los horarios los marca mi Patatita, y si el resto tiene que esperar ...

  10. Pero sobretodo he aprendido lo grande que es ser madre






viernes, 4 de febrero de 2011

Regalos para bebés

Hoy, cuando papáPatata ha vuelto del trabajo ha traido un regalo que le había hecho un compañero para nuestra Patatita: un chupetero personalizado. Y es que su vecina es una artista, y hace unos diseños preciosos con pasta Fimo.

Aunque todos los regalos hacen ilusión y son bien recibidos, a mí me gustan especialmente los que están hechos artesanalmente.

Además de ser muy útil es una monada, ¿qué os parece?



Podéis ver más diseños en su blog: http://martaticreaciones.blogspot.com/

miércoles, 2 de febrero de 2011

Gastroenteritis y lactancia

Esta noche ha sido horrorosa, creo que he cogido a mi amigo el rotavirus y tengo una gastroenteritis asquerosa... Esto no hubiera sido preocupante antes de tener a la pequeña patatita, por desgracia las gastroenteritis y yo somos más que viejas amigas. Pero claro, ahora dándole el pecho a la pequeña me he pasado toda la noche comiéndome la cabeza: y si al darle de mamar se la contagio ¿?, me parece que tengo fiebre, la tendrá la pequeña ¿?, estará bien ¿?.

Efectivamente tenía fiebre, 37'5, pero ya es fiebre. Me he pasado toda la noche de imaginaria entrando a la habitación de la bebé para ver si estaba bien. Cuando ha llegado la toma de la mañana, he tenido mis dudas sobre si darle de mamar o darle uno de los biberones que tenía guardados con mi leche. Al final me he animado y le he dado de mamar...

Cuando he terminado lo primero que he hecho ha sido consultar el foro de la Liga de la leche (https://groups.google.com/group/la-liga-de-la-leche-virtual?pli=1&hl=es ), y han desmontado uno de los mitos que tenía: hay poquísimas razones por las que la lactancia esté contraindicada, y por supuesto una gastroenterítis no es una de ellas. De hecho, a través de la leche le estoy pasando las defensas que estoy fabricando para combatir el virus!!!

Así que ya sabéis, no le contagiamos nada a nuestros bebés a través de la leche materna, al contrario, los protegemos.